sábado, 9 de agosto de 2014

Subida al Pico del Lobo, Las Mesas y más

Subida al Pico del Lobo 09 - 08 - 2014

Pico del Lobo. 2.272 m.


Ruta: Puerto de la Quesera, Collado del Prado Llano, Calamorro de San Benito, Collado de San Benito, Cerro del Aventadero, Cuerda de la Pinilla, Las Mesas, Pico del Lobo, Las Peñuelas, Cerro del Aventadero, Collado de San Benito, Collado del Prado Llano, Puerto de la Quesera.


Altitud max. 2.272 m
Altitud min. 1.715 m
Desnivel 806 m
Distancia 14,5 Km


La Sierra de Ayllón o Sierra Pobre, es una de las sierras orientales del Sistema Central, cuyos macizos se reparten entre las provincias de Madrid, Segovia y Guadalajara.

Al estar más alejada de la capital que la Sierra de Guadarrama es también menos frecuentada por los montañeros y mucho menos por los domingueros, aunque siempre hay picos en los que se encuentra gente.

Desde Agosto del 2011 que la visitamos para hacer cima en el Ocejón, la habíamos dejado de lado y teníamos muchas ganas de volver a visitarla. A pesar de ser fin de semana, decidimos hacer una escapada para hacernos una rutilla y de paso subir algunas de sus cimas, entre ellas la más alta y de sobra conocida, entre otras cosas por estar presidiendo la estación de esquí de La Pinilla. El Pico del Lobo.

Mapa de Ruta (IGN 1.25.000)
Punto de partida: PUERTO DE LA QUESERA.
Tendremos que llegar hasta Riaza para desde allí coger la AV-111 hacia Riofrío de Riaza. Allí la carretera se convierte en la AV-112 que pasando junto al embalse de Riofrío, va ganando altura hasta llegar al límite de la provincia, donde se junta con Guadalajara. Ese punto es el Puerto de la Quesera. VER EN GOOGLE MAPS

Aunque no nos gusta salir a la montaña en fin de semana, debido a la cercanía de las vacaciones y con los pateos que nos esperan en Septiembre, decidimos aprovechar para hacer un poco de piernas con la ruta hasta el Lobo desde el Puerto de la Quesera, que además nos hará pasar por otras cuatro cimas que pillan de camino.

El Puerto de la Quesera está en la carretera que sale de Riaza a Riofrio de Riaza y lleva hasta Majaelrayo. Está a 1.715 m y es justo el límite de provincias entre Segovia y Guadalajara. Hay un par de sitios donde se puede aparcar y allí mismo se puede ver un cartel que señala la ruta hacia el Pico del Lobo a 7 km. Desde este punto empezamos a andar.

Puerto de la Quesera. 1.715 m
Límite de Provincia
Inicio de la ruta
El día prometía calor y nubes, de modo que empezamos a andar pronto, pues no hay mucho donde cubrirse por el camino.

Según empieza la ruta ya se pueden ver las primeras rampas de lo que será un subir y bajar continuo, con algunas cuestas que se hacen largas, sobre todo a la vuelta. Como aperitivo empezamos con los primeros 150 m de desnivel que del puerto nos llevan a una pequeña bajada que nos conduce al Collado de Prado Llano.

Vista hacia Riaza
Primeras rampas


Al llegar al collado podemos ver otra subida que después de otros 150 m de desnivel nos llevará a la primera cota del día.

El camino es una especie de pista de piedra suelta e irregular que va continuamente entre las provincias de Segovia y Guadalajara, dejando todo el tiempo un alambre a nuestra derecha. Imposible perderse.

A la izquierda se ve la Sierra de Ayllón constantemente, con el Ocejón destacando entre las demás montañas. A la derecha vemos la llanura segoviana, Riaza y el Embalse de Riofrío.

Desde el Collado del Prado Llano
Llanura segoviana
La Sierra de Ayllón desde el Collado del Prado Llano
Subiendo hacia el Calamorro de San Benito
Al final de esta subida llegamos a unos riscos que quedan a la derecha de la pista que seguimos. 

Trepamos por ellos unos metros y enseguida llegamos a su parte más alta. Esto es el Calamorro de San Benito (1.972 m), primera cima de la jornada y un bonito mirador hacia ambas provincias.

Las Peñuelas y el Lobo
Riscos de cima
Cima del Calamorro de San Benito (1.972 m)


Bajamos de las rocas y descendemos por la pista hasta el Collado de San Benito (1.790m) para volver a ascender hasta el segundo punto elevado del día. El Cerro del Aventadero (2.020 m).


Subiendo al cerro. 

Calamorro y Cerro de San Benito quedan atrás

El resalte cimero con Las Peñuelas al fondo.
Cima del Cerro del Aventadero (2.020m)
Desde lo alto del cerro vemos ya perfectamente la subida hacia Las Peñuelas, al final de la cual ya se ve cerca El Lobo y Las Mesas, objetivos principales del día.
La subida empieza con unas revueltas antes de convertirse en una larga y ancha rampa, que se hace larga, pero se sube sin demasiadas penas.


La Pinilla
2 Km nada mas al Lobo
La larga subida


Al final de la rampa aparecen El lobo y Las Mesas frente a nosotros.

Desde arriba se ven varios senderos para llegar hasta la cima del Lobo, pero antes de irnos a por él nos desviamos a la derecha para subir a una prominencia rocosa algo más baja que el Lobo, conocida como Las Mesas (2.246 m), que se eleva sobre la estación de La Pinilla.


Camino a Las Mesas
El Lobo y Las Mesas desde los senderos
Pico de Las Mesas
Pico del Lobo
Subiendo Las Mesas
Rocas cimeras
Cima de Las Mesas (2.246 m)
Estación de La Pinilla
Vista desde lo alto de Las Mesas hacia la Sierra de Guadarrama
Y tras este ligero desvío nos ponemos rumbo al Lobo por fin, a unos cientos de metros de nosotros y unos metros más arriba que Las Mesas. Un paseo de apenas unos minutos.


De camino al Lobo desde Las Mesas, con Las Peñuelas a la izquierda
El Lobo
Chatarra cimera. Alguien podría desmontarla. Un peligro.
Llegando a la cima
Cima del Pico del Lobo (2.272 m)
Poco antes de la cima es inevitable pasar junto a las ruinas de lo que fue una construcción de la estación o a saber, con paredes por caerse y lleno de chapas oxidadas. Alguien lo montó y luego lo dejó oxidarse allí arriba, pero a nadie le han dicho que se lleve ese peligro que algún día hará que alguien tenga un accidente.

Tras bordear estos restos se aprecian los postes que quedan de lo que hubiera allí arriba y junto a ellos la base de hormigón sobre la que se eleva el vértice cimero.





Es hora de abrigarse y comer algo. Buscamos refugio entre las rocas, que nos paran el viento continuo de la cima. Disfrutamos de las vistas mientras reponemos fuerzas.




Panorámica desde el Lobo hacia la Sierra de Guadarrama
Panorámica desde el Lobo hacia la Sierra de Ayllon
La llegada de un grupo numeroso a la cima, compuesto de padres con sus niños de diferentes edades coincidió con nuestra puesta en marcha de vuelta por el sendero de ida, pero tomando un desvío a la derecha, antes de perder altura por la gran rampa, para subir a lo alto de Las Peñuelas, última cima del día, antes de emprender el descenso.


Bajando del Lobo. Las Peñuelas a la derecha.
Las Peñuelas

Subiendo a Las Peñuelas, con el Lobo y Las Mesas a nuestra espalda
Al final de un comodo repecho se llega a la cima de Las Peñuelas (2.204 m), última parada del día, desde donde tenemos muy buenas vistas de los picos cercanos y una amplia vista hacia el camino de regreso, que promete hacerse largo.

Cima de Las Peñuelas (2.204 m)
El Lobo y Las Mesas desde Las Peñuelas
La Pinilla desde Las Peñuelas
Y ahora sí, descendemos hacia la larga bajada que subimos anteriormente, para iniciar el retorno por el camino que vinimos y sus continuas bajadas y subidas.


Comenzamos el descenso
El cordal por recorrer 

Bordeando bajo del Cerro del Aventadero
Desvio para subir o bordear el cerro
Y bajar y subir



El Puerto de la Quesera ya se ve bajo nosotros

Embalse de Riofrio, llegando al puerto
El regreso se hizo largo. El día nos dió suficiente sol para no tener frío y suficiente aire como para no tener calor, aunque las últimas bajadas ya sin aire y en algunos otros momentos pegó bien el calor.

La bajada se hizo más larga cuando comenzamos a oír las voces de las carnes llamándonos desde Riaza.

Cansados ya de tantas subidas y bajadas llegamos al puerto, donde repusimos líquidos, recuperamos el vehículo para ponernos camino a Riaza, y allí celebrar el buen día con unas cervezas y unas buenas carnes.

La visita a la Sierra de Ayllón la cerramos como todo un éxito y prometemos volver, que ya hay nuevos objetivos por la zona. El techo de Guadalajara ascendido y sin mucha gente a pesar de ser fin de semana. Buenas piernas para el viaje de Septiembre y buenos recuerdos de esta subida al Pico del Lobo.



1 comentario:

  1. bonita ruta.
    Seguro que las birras entraron de miedo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar