jueves, 12 de septiembre de 2013

Subida a la Brecha de Rolando

La Brecha de Rolando 12 - 09 - 2013

Brecha de Rolando. 2.804 m

Ruta: Col de Tentes, Port de Boucharo, Cascada del Taillón, Col des Sarradets, Refugio de Sarradets, Glaciar de la Brecha, Brecha de Rolando.


Altitud max. 2804 m
Altitud min. 2208 m
Desnivel 596 m
Distancia 11,8 Km

Cuenta la leyenda que Rolando, sobrino de Carlomagno, tras la derrota en la batalla de Roncesvalles, huyó por estos parajes de vuelta a Francia y viendo que las paredes de piedra de Ordesa le impedirían cruzar la frontera, lanzó su espada, llamada Durandal, para sobrepasar los muros y evitar que quedara en España a su muerte. Según algunos, lanzó la espada varias veces golpeando la pared sin llegar a sobrepasarla hasta que en un último aliento, antes de morir, lanzó a Durandal con tal fuerza que logró abrir un enorme hueco en la montaña y de ese modo su espada terminó en Francia mientras él moría en España.

Según los cantares La Chanson de Roland y el Cantar de Roncesvalles, Carlomagno encontró a Roldan muerto junto a su espada tras la Batalla de Roncesvalles en el año 788 de modo que difícilmente pudo terminar ésta en Francia como cuenta la leyenda.

La Brecha de Rolando o Brèche de Roland, es un collado de unos 40 metros de ancho por unos 100 de alto que comunica España y Francia por el Macizo del Monte Perdido, entre el Taillón y El Casco, y fue en su día paso de contrabandistas ya que es accesible tanto desde Ordesa como desde Francia por Sarradets.

Lo normal es alcanzarla en el camino hacia el Taillón, uno de los tresmiles más fáciles de Pirineos, pero nosotros quisimos dejar el pico para otro día, siendo la mejor excusa para volver a pasar por allí ya que es un mirador único hacia ambos países.



Mapa de Ruta (IGN 1:25.000)
Punto de partida: COL DE TENTES.
Desde Luz Saint Sauveur, pueblo desde el que parte la subida al mítico Col du Tourmalet, cogeremos la carretera D-921 en dirección a Gèdre. Pasaremos el pueblo y seguiremos ascendiendo por la carretera en dirección a la estación de Gavarnie-Gèdre. Unos Km más adelante llegaremos al pueblo donde hay un gran parking a la entrada, junto a la oficina de turismo. Lo pasaremos y seguiremos subiendo pasando la estación de esquí. La carretera asciende continuamente hasta que lleguemos al punto donde una cadena nos impide seguir. Hay un par de explanadas a modo de parking y una mesa de orientación. VER EN GOOGLE MAPS

Con las primeras luces del amanecer nos pusimos los macutos y salimos desde el Col de Tentes (2.208 m), final de la carretera que sube desde Gavarnie hacia el Puerto de Bujaruelo, ya que desde aquí aunque la carretera sigue, está cortada al tráfico por los desprendimientos de rocas que hicieron que no se terminara y así el proyecto de unir por carretera Francia y España por ésta zona no se llegara a terminar.


Mar de nubes en el Valle bajo los Astazou
Primeros rayos de sol tocan el Gabietous
Panorámica desde el Col de Tentes

El Camino hasta el puerto es una carretera asfaltada sin ningún tipo de mantenimiento y con restos de desprendimientos que hay que sortear de vez en cuando.
Avanzando por ella el sol empieza a sobrepasar los picos y empieza a dejarse ver poco a poco.


Carretera al Port de Boucharo
El sol empieza a asomar
Desprendimientos en la carretera

Tiopelos entre el sol y el Taillón

Tras un tranquilo paseo se llega al Puerto (2.272 m) y se coge el desvío a la izquierda de la senda que pasa bajo la cara norte del Taillón y los restos de glaciares, camino a la cascada que baja del Glaciar del Taillón.

Puerto de Bujaruelo
Camino a Sarradets
Mirando al Col de Tentes

Panorámica desde el camino a Sarradets

El camino a la cascada es una senda que discurre bajo morrenas y pedreras con subidas y pequeñas bajadas. Los restos de los glaciares ya no llegan a la senda a estas alturas.






Al llegar al paso de la cadena (2.400 m) la encontramos muy deteriorada y rota en varios tramos lo que unido a que parte de la piedra tenía hielo por no haber llegado el sol aún a este tramo, hizo un poco más difícil cruzar.




Paso de la cadena

Cascada del Taillón


Siguiendo las flechas pintadas en la roca y con la ayuda de algún montañero conseguimos pasar la zona helada y comenzar una zona de subida más pronunciada hacia el Col de Sarradets.



Últimos pasos hacia el Col
Vista clásica del Taillón con el Dedo a su izquierda

Y un poquito antes del Col de Sarradets por fin divisamos nuestro objetivo. Una vista que hace mucho tiempo que queríamos ver.


La Brecha a la izquierda, El Dedo en el centro y el Taillón a la derecha
Un par de pasos más y llegamos al Col de Sarradets (2.587 m). Desde allí ya se ve el Refugio de la Brecha y una bonita vista de la misma.




Panorámica desde el Col de Sarradets
Un paseito en bajada nos lleva desde el Col hasta el refugio, donde hacemos una paradita para disfrutar las vistas y comer algo antes de la subida que nos lleva hasta el Glaciar de la Brecha.


Bajada desde el Col de Sarradets
Refugio y La Brecha
Curioso sitio para montar tiendas
Disfrutando de la vista
Helicóptero de rescate sobrevolando el Circo de Gavarnie
Y después de recuperar fuerzas de nuevo a la carga. Las últimas rampas bordeando el glaciar inferior por su izquierda y llegamos al resto del Glaciar de la Brecha. 


Parte superior del Circo de Gavarnie y la Grande Cascade que visitamos en 2.012


Una vez en el glaciar (2.700 m) vemos que las condiciones del hielo son buenas y se puede subir por lo que llaman los escalones, pegado a la derecha de la huella.


Al pie del glaciar

Subiendo por el glaciar

El último tramo

Una trepadita y ya estamos


Bajo la Brecha
Y al fin llegamos a los 2.804 metros y cruzamos a España. Estamos en la Brecha de Rolando.





En la Brecha de Rolando con Francia a la espalda
Aquí nos quedamos un buen rato comiendo, descansando y disfrutando de las vistas de este privilegiado balcón. El Pirineo francés a un lado y Ordesa al otro. El viento nos hizo buscar un hueco en el lado español y aunque cuando las nubes dejaban que el sol calentara se estaba bien, la sensación térmica no era muy buena cuando se cubría.
España
Francia

Tomando un café calentito
El paso de los Sarrios y Ordesa
Pic de Sarradets y Pirineo francés
Celebrando el regreso a España
Apenas 3ºC 
El descanso del guerrero
Panorámica de la Brecha y el Casco con la cima cubierta
Panorámica de Francia desde la Brecha
Panorámica de Ordesa desde la Brecha
A esta ruta debería de habernos acompañado nuestro amigo Rafa, pero obligaciones laborales hicieron que tuviera que quedarse en España. Gracias a él pudimos establecer campo base cerca de la frontera lo cual nos facilitó mucho poder hacer otras rutas por los Pirineos.
Rafa, disfruta de las vistas que no pudiste ver con nosotros, que éstas panorámicas son para ti.





Con una sonrisa imborrable comenzamos a ponernos macutos, que ya es hora de irse. Han sido momentos inolvidables y un objetivo cumplido que teníamos la ilusión de hacer juntos.
Llegar a la Brecha no es difícil, pero la meteo previa fue muy mala y hasta horas antes no sabíamos si podríamos cruzar la frontera y llegar en pocas horas. En este viaje teníamos una sola oportunidad y salió bien. 
Antes de comenzar el destrepe hacia el glaciar una última foto y una promesa a la Brecha: Volveremos.



Antes de volver al glaciar merece la pena "perder" un momento en ponerse los crampones. Imprescindible no es en ésta época, pero recomendable si.
Pudimos ver a varios incautos de esos que hay en todos lados, sin respeto ninguno por la montaña, bajando el glaciar con deportivas o botas sin crampones y los resbalones y caídas que vimos nos animaron aun más a ponérnoslos, que para eso los tenemos.



Mientras nos poníamos los crampones pudimos presenciar como un veterano montañero francés llamaba locos a una pareja de jóvenes paisanos suyos de esos con deportivas que no sabían cómo bajar el glaciar.
Este montañero, llamado Pierre, ayudó a la pareja a bajar, llevando a la chica pegada a su espalda para frenarla durante toda la bajada. La solidaridad del buen montañero. Bien por ti Pierre.


Las nubes cubren los Picos de la Cascada
Pierre ayudando a bajar a la pareja de incautos
Bajando el glaciar


Terminado el glaciar
Parte alta del Circo de Gavarnie
Bajando por la pedrera

Gavarnie

Panorámica de la Brecha llegando a Sarradets
Paradita en el Refugio de Sarradets a beber un poco y a despedirse de la Brecha, que las nubes vienen por España y empiezan a cubrir los picos. 

Dejando el refugio

Volviendo al Col de Sarradets
Ultima vista de la Brecha. Hasta pronto
Panorámica desde el Col de Sarradets
Y empezamos la bajada hacia la cascada, ya sin roca helada y el camino al Puerto de Bujaruelo, que a estas alturas ya se hace largo.
Algún montañero despistado que no encuentra el camino de bajada por la cascada se nos une como el que no quiere la cosa.



El Taillón y el Dedo 



Bajando al Puerto de Bujaruelo


Llegando al puerto
Solo falta la carretera hasta el Col de Tentes
Y el resto del camino tiene poca historia. Vuelta al Col de Tentes donde nos espera nuestra furgo, bebidas frescas y un calzado más cómodo, que después de tantas horas de pateo las botas ya no hay quién las aguante. 

La panorámica desde el Col muchas horas después de la del amanecer
Allí encontramos a varios de los montañeros que habíamos visto durante la jornada y turistas que viendo matricula española venían a hablar con nosotros, por aquello de que se agradece poder hablar con alguien en tu idioma cuando estás en otro país.
Por allí detrás queda la Brecha
Un descanso no demasiado largo y estirar un poco que hay que hacerse muchos kilómetros al volante para volver a España y no es por autovía precisamente. Hay que bajar el puerto hasta Gavarnie y Gèdre y atravesar puertos tan bonitos como largos como el mítico Col du Tourmalet.

Por fin me puedo quitar las botas rígidas

Habitantes de la zona
Bajando a Gavarnie
Gavarnie
Niebla subiendo el Tourmalet

Esperando en la boca del túnel. Al salir estaremos ya en España
Por si la pateada no hubiera sido suficiente, el viaje se hizo largo, el Tourmalet nos despidió con niebla desde los 1800 metros, vacas en la carretera, etc... Por lo menos el Col d'Aspin no nos opuso resistencia y lo cruzamos rápido mientras caía la noche.
Luego Aurreau, Saint Lary Soulan, Aragnouet y la tortuosa subida hasta el túnel de Bielsa.

Nada más cruzar y volver a ver el cartel de España, llamada telefónica al amigo Rafa que nos espera en el campo base con una riquísima y bien merecida cena.

Y después de un larguísimo día que empezó al amanecer en Francia y terminó pasadas las 23:30 en España, termina esta reseña.

La jornada fue increíble, la Brecha de Rolando una pasada y la satisfacción de cumplir una promesa que nos habíamos hecho ... no tiene nombre.
Ahora tocará volver, pues se lo prometimos a la montaña y además de que ella fue amable con nosotros, las promesas son para cumplirlas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada