martes, 11 de junio de 2013

Subida al Pico del Obispo y Revolcadores

Pico del Obispo y Pico Revolcadores 11 - 06 - 2013

Pico del Obispo. 2.014 m.

Ruta: Inazares, Camino del Collado del Pino Gordo, Pinar Llano, Majal de la Sima, Pico del Obispo, Revolcadores, bajada por PR hasta pista forestal, Barranco del Morro de las Covachas, Fuente del Pino, Inazares


Altitud max. 2.014 m
Altitud min. 1.350 m
Desnivel 679 m
Distancia 15 Km


Al noroeste de la Región de Murcia, pasado Caravaca de la Cruz, se encuentra el macizo de Revolcadores, en la Sierra de Moratalla. En este macizo, donde son habituales las nevadas invernales, se encuentra el único dos mil de la Región de Murcia y los tres picos que forman el techo de la provincia. Obispo (2.014 m), Revolcadores (1.999 m) y Los Odres (1.880 m)

Aprovechando el mal tiempo en toda la península, decidimos viajar a Murcia en unos días libres y aunque eran días de playa, cargamos los macutos al coche para cruzarnos la provincia de lado a lado y subirnos a la cima de Murcia en lo que es una bonita y calurosa ruta por la Sierra de Moratalla.

Nota de Tiopelos: Ya que la mitad de mi sangre es murciana y gran parte de mi familia también, he pasado mucho tiempo en esta tierra y me hacía una mucha ilusión la posibilidad de poder subir al techo de Murcia. Para mí esta ruta ha sido muy especial y quiero agradecer a Ana que se dejara convencer tan fácilmente para hacer esta pausa montañera en unos días de playa. Muchas Gracias Pekeña.

Mapa de Ruta (IGN 1:25.000)
Punto de partida: INAZARES.
Desde Murcia cogeremos la MU-30 dirección Alcantarilla y una vez allí nos desviamos por la RM-15 dirección Caravaca de la Cruz. Pasamos Caravaca y la autovia se convierte en carretera, pasando a llamarse RM-730. Continuaremos dirección Almería hasta que pocos Km antes de cambiar de provincia nos desviaremos a la derecha por una carreterita que nos lleva a Caserío del Campillo de Arriba. Esta es la Carretera a El Moralejo y la seguiremos hasta que lleguemos al pueblo de Inazares. VER EN GOOGLE MAPS

El inicio de esta ruta lo hacemos desde el pueblo de Inazares, aparcando en una plaza de tierra que hay junto al Restaurante Revolcadores y una fuente, frente al Bar - Restaurante "El Nogal".
De aquí parte a la izquierda un camino que sube hacia el lavadero, que es la ruta normal, pero nosotros seguimos el camino ancho de tierra que sube recto.
En esta época los colores amarillentos se mezclan con los verdes y los rojos de las flores, siendo un espectáculo de colores sorprendente para una zona tan seca como es Murcia.

Inicio de la ruta
La pista que seguimos
Festival de colores

Seguimos la pista hasta el cruce con el camino que sube al collado del Pino Gordo, donde giramos a la izquierda.
Un poco más adelante giraremos de nuevo, esta vez a la derecha, para enlazar con el PR que viene del camino original desde Inazares, marcado con originales marcas amarillas y blancas de PR sobre chapas metálicas.

Los Odres sobre la pista

Desvío hacia la izquierda
Y aquí enlazamos con el PR
Marcas de PR sobre chapa
Por este PR nos encaminamos hacia el collado del Pino Gordo, mientras el calor empieza a apretar por la montaña murciana en este despejado día.
La senda nos lleva hacia un pino solitario y grande, bajo cuya sombra nos protegemos un momento del abrasador sol de la zona. Algunos lo llaman collado del Pino Gordo. Los mapas lo marcan más abajo, siguiendo la pista por la que íbamos antes de coger este PR. El caso es que un pino gordo si nos encontramos.


Panorámica de la Sierra de Moratalla

Camino al pino
Pasando el pino pasamos de una zona despejada a una de pinar, que se agradece por su sombra ya que "la caló" murciana empieza a pesar un poco. Esto es el Pinar Llano y entre hitos y marcas de PR pintadas en los troncos vamos avanzando.





Seguiremos hasta una zona de piedras donde van desapareciendo los árboles y llegaremos al Majal de la Sima, un collado grande, desde donde ya veremos el Obispo.
Siguiendo los hitos llegamos a una zona donde encontramos dos grandes piedras, que hacen de puerta de entrada a las últimas rampas del pico.



Vista del Obispo
Desde el Majal de la Sima
Rocas grandes antes de empezar la subida
Vértice del Obispo ya a la vista
Y ya estamos en el techo de Murcia. Hemos llegado a la cima del Obispo (2.014 m), donde aparte de millones de bichos que vuelan como locos por la zona, no hay nadie, aunque apenas un par de minutos después aparecieron tres montañeros murcianos, del Club La Brújula Loca de Santomera, que subían desde Puerto Alto, otro de los puntos de partida posibles para llegar a este pico.
Cima del Obispo. 2.014 m
Panorámica de la cima del Obispo
Los bichos te comen en esta cima
En la cima del Obispo encontramos el vértice geodésico, un enorme hito y un buzón de cima, posiblemente el más cuidado de los que hemos encontrado en España. 
Está perfectamente conservado y dentro encontramos un archivador donde poder apuntar los datos de los que alcanzan esta cima, además de la dirección de un blog del cartero de Revolcadores, el cual se dedica a llevar un registro de las ascensiones al pico y publicar en el blog una lista, que actualiza de vez en cuando, con los datos de la ficha que la gente rellena si quiere.


Buzón de cumbre
Ana anotando nuestra cima
La dirección del cartero
Desde la cima se puede ver muy cerca el siguiente objetivo, Revolcadores, el cual da nombre al macizo y del que nos separa apenas un ancho collado, aparte de tener una amplia panorámica de la sierra de Moratalla y otras cimas como La Sagra, una bonita montaña de Granada, la cual ya hemos marcado para subir algún día que estemos por la zona.


La Sagra desde el Obispo
Revolcadores desde el Obispo
Panorámica desde la cima del Obispo hacia Revolcadores
Hartos del calor que pega en la cima y de los bichos que no nos dejan parar quietos, nos ponemos en marcha hacia una planicie que nos lleva hacia Revolcadores. De vértice a vértice hay unos 700 metros y desde uno se ve el otro constantemente, de modo que no hay pérdida.
Vámonos que nos comen los bichos
Camino a Revolcadores

Ya en Revolcadores (1.999 m) descubrimos que estamos tan rodeados de bichos como en el Obispo. Jamás vimos a 2000 metros tanta actividad de todo tipo de insectos volantes, de modo que una foto rápida y Ana sale corriendo de allí antes de que los bichos nos cubran.
Revolcadores. 1.999 m
En la cima de Revolcadores
Panorámica desde Revolcadores
Volvemos hacia el Obispo pero lo bordeamos por su derecha, por no tener que volver a hacer la pequeña subida y nos encaminamos hacia las dos piedras grandes que hacen de entrada al pico.

Esta vez en lugar de seguir rectos, por donde vinimos, giramos a la izquierda, siguiendo unas marcas de PR, que bajando por una cresta nos harán perder altitud rápidamente, hasta llegar a una pista forestal que rodea la montaña más abajo.

La bajada es rápida y en ocasiones un poco incómoda por lo suelto del terreno y la pendiente, pero se supera sin problemas.


Volviendo hacia el Obispo
Por el PR
Bajando hacia la pista
Una vez alcanzada la pista la recorremos cerca de tres kilómetros hasta encontrar en una curva a la izquierda una piedra, con una pintada amarilla que marca "Inazares" hacia la derecha.


Por la pista forestal
Vistas desde la pista
Curva donde está el desvío a la derecha
Piedra que marca el desvío
Este desvío nos mete en una senda que atraviesa un bosque y nos hace descender hacia el Barranco del Morro de las Covachas, donde encontraremos un árbol caído, partido por un rayo, antes de tener que empezar a subir de nuevo, por una empinada rampa, corta pero intensa.


El árbol partido
Tras la subida continuaremos por un bosque, hasta llegar a un abrevadero en la Fuente del Pino, donde aprovechamos para refrescarnos un poco ya que el sol castiga a estas horas y se hace duro andar.

Seguiremos por una senda de hierba y tierra hasta que llegamos a una senda más ancha que nos conduce a la pista principal, por la que comenzamos a caminar al principio de la ruta.

A estas alturas del día estamos muy cansados ya y un poco ansiosos por encontrar el letrero de madera que indica el camino a Inazares, desde el cual sabemos que ya nos quedará muy poco hasta el final.



El cartel es recibido con gran alegría
Aquí gastamos el agua que nos queda, sabiendo lo cerca que estamos ya del pueblo, y emprendemos la marcha por la pista que en bajada nos lleva hasta el inicio de la ruta.
Calor, más calor y un camino polvoriento nos va acercando al pueblo que pronto tenemos a la vista y aunque el camino se hace largo, ya casi estamos en él.


Inazares desde la pista
Y al fin llegamos de vuelta al bar del inicio, donde celebramos los dos picos subidos hoy. Los kilómetros andados más las dos horas de coche previas nos han dejado cansados, de modo que reponemos fuerzas en el bar antes de volver al coche a meternos de nuevo otras dos horas de coche hasta el este de la región.


Celebrando las cimas del día
Ha sido una ruta muy bonita y variada en colores y terrenos, hasta puede que la más calurosa que hayamos hecho nunca. El dos mil de Murcia está en la saca y de unos días de playa hemos sacado una jornada de montaña muy satisfactoria.

Estaría muy bien poder hacer esta ruta nevada, pues ver los paisajes de la Sierra de Moratalla con nieve tiene que ser muy bonito, pero hay muchas montañas por subir aún y no sabemos si algún día nos dará por volver al Obispo.

A pesar del calor y los bichos, la ruta ha merecido mucho la pena y hemos visto como Murcia, además de por sus playas, es bonita también por sus montañas. Mucha gente no sabe que entre ellas se esconde hasta un pico de más de 2000 metros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada