sábado, 9 de mayo de 2015

Subida al Veleta

Subida al Veleta 09 - 05 - 2015

Veleta. 3.396 m

Ruta: Hoya de la Mora, Virgen de las Nieves, Cruce de Borreguiles, Veleta, Posiciones del Veleta, Hoya de la Mora.


Altitud max. 3.396 m
Altitud min. 2.500 m
Desnivel 896 m
Distancia 12,5 Km



El pico Veleta es el tercer pico más alto de la Península Ibérica y cuarto más alto de España, tras el Teide, el Mulhacén y el Aneto.

Su singular figura es fácilmente reconocible y se puede ver desde muy lejos debido a su altitud, siendo habitual la estampa de la Alhambra desde Granada con Sierra Nevada detrás y el Veleta bien presente.

El pasado siglo la montaña sufrió la agresión de la mano del hombre al ser profanada  por la que pasó a ser la carretera más alta de Europa y que permitía a los turistas, saliendo en coche desde Granada, poder llegar a los 3.367 m, tras 50 km, y allí poder tomar algo en un chiringuito y fotografiarse con el Mulhacén de fondo. Afortunadamente con la declaración en 1986 de Sierra Nevada como Reserva de la Biosfera y en 1989 la formación del Parque Natural de Sierra Nevada, dicha carretera ha sido cerrada al tráfico y tan solo acceden vehículos autorizados y los autobuses del Servicio de Interpretación de las Cumbres del propio Parque, que suben a los turistas hasta las Posiciones del Veleta. Aparte de vehículos de la estación de esquí. Lástima que no quede cerrada al trafico para todos, pues ir subiendo y que uno de estos vehículos te apesten con los gases de su escape es muy desagradable, aparte del daño que realizan al medioambiente. 

La estación de esquí más al sur de Europa es la otra gran agresión que sufre la zona y en especial esta montaña, pues un remonte te deja a escasos metros de la misma cima dejando en los muchos meses que está cerrada la estación, un panorama desolador de la montaña entre los remontes parados, la basura y demás daños visuales y medioambientales.

Aunque Antonio ya había subido el Veleta años antes quisimos aprovechar que apenas unos días antes la estación de esquí había cerrado para poder subirlo juntos y pillar algo de nieve aún en las partes más altas de la ascensión y que así Ana pudiera disfrutar de la espectacular vista que hay desde uno de los picos más altos del país.



Mapa de Ruta (IGN 1:25.000)
Punto de partida: HOYA DE LA MORA.
Para llegar al inicio de la ruta cogeremos la A-395, carretera de Sierra Nevada, que sale del mismo Granada y la seguiremos hasta llegar a la Hoya de la Mora (2.500 m), una vez sobrepasada la urbanización de Sierra Nevada, punto donde una barrera prohíbe el paso a los vehículos y donde encontramos un parking con varios chiringuitos, junto al albergue universitario y el albergue militar Hoya de la Mora. VER EN GOOGLE MAPS

Aquí aparcamos la furgo y mientras nos ponemos las botas y equipamos vemos frente a nosotros el objetivo del día, tras la Virgen de las Nieves, el observatorio astronómico sobre el Montón de Trigo a nuestra izquierda y la cresta que nos va a llevar hasta la cima, cruzando la odiosa carretera unas cuantas veces.

Ana mirando al Veleta desde el parking

Subir por la carretera toda la ascensión es una opción para el que la quiera, pero aparte de mucho más larga, es mucho más aburrida, pero el que quiera que sepa que lo puede hacer. Nosotros preferimos subir por la clásica senda que va por la cresta, aunque es mucho más bonita con todo nevado, sin nieve es la mejor opción.

Con un día soleado y muchas ganas salimos del parking cruzando por primera vez la carretera y comenzamos la subida hacia la Virgen de las Nieves, siguiendo la pisada senda que por esta zona más baja está totalmente despejada de nieve.

Empezando la ruta. Virgen de las Nieves y Veleta de frente
El observatorio astronómico sobre el Montón de Trigo

Nuestra intención es seguir toda la cresta y evitar la carretera en todo momento hasta ya estar a bastante altitud, cuando usaremos la carretera ya cubierta de nieve para buscar el acceso a cima por la pendiente que se nos haga más cómoda, pisando nieve ya hasta el final.

En un par de subidas estamos ya a la altura de la Virgen, desde la que se tiene una panorámica del Veleta muy buena. Ya que estamos le pedimos que tengamos una buena ascensión, que daño seguro que no hará.


Bajo la Virgen de las Nieves
El observatorio queda ya algo más bajo
Dejamos la Virgen atrás y continuamos por el sendero que vuelve a cruzar la carretera una y otra vez.
A medida que ascendemos vamos viendo a nuestra derecha los remontes de la estación de esquí que destrozan el paisaje y la montaña.

Comenzamos a ver el radiotelescopio situado sobre la Loma de Dilar, a 2.853 m de altitud y alcanzamos el cruce de Borreguiles, un ramal de la carretera que lleva hacia los remontes del mismo nombre de la estación de esquí.



A la derecha empiezan a verse los remontes
El Veleta siempre frente a nosotros
El radiotelescopio
El cruce que lleva a Borreguiles
Lo que dejamos a nuestra espalda
El sendero continúa ascendiendo dando alguna tregua en los tramos que hay que pasar por el asfalto destrozado de la carretera, tramos que algunas cabras de la zona aprovechan para pasear en esta soleada mañana.



Habitantes del lugar
Panorámica de camino al Veleta
Continuamos la ascensión y vamos pasando algún cartel apenas visible en la carretera que nos indica que superamos los 2.700 m de altitud mientras las cabras nos observan desde privilegiados miradores.


Nos vigilan desde lo alto
A nuestra derecha en algunos tramos de la carretera, en la ladera que ocupan las pistas de la estación, vemos unos buenos muros de nieve que aún quedan a pesar de las altas temperaturas.


La cresta que sigue la senda va bordeando la llamada Hoya del Moro y va ganando altura por los Panderones. Ésta es una zona que va más elevada que la carretera y no nos obliga a cruzarla en un buen rato.

Ya estamos a unos 2.900 m de altitud y hacemos una parada a descansar y hacer unas cuantas fotos aprovechando el día tan espléndido que tenemos.



Aún queda para la cima
A unos 2.960 m volvemos a encontrarnos con la carretera. Siguiendo la cresta subiríamos hacia las Posiciones del Veleta, pero nosotros cogemos el trazado de la carretera hacia el sur, para en pocos metros comenzar a pisar nieve.

Avanzamos por el trazado asfaltado mientras vemos las lagunas artificiales que surten de agua a la estación de esquí y llegamos a una recta en la cual la nieve se ha adueñado de la pista y aún persiste en ella, de modo que decidimos seguir por este camino alternativo.

Aqui dejamos la senda
La Cresta del Cartujo
La estación de esquí
La carretera nevada que seguimos
Seguimos la carretera nevada hasta que alcanzamos la cota de 3.000 m, momento en el que decidimos coger la ladera nevada y comenzar una empinada ascensión por la nieve.

Abriendo huella ladera arriba llegamos hasta el siguiente tramo de carretera, también nevado y continuamos ladera arriba por un empinado trecho que nos lleva al tramo de carretera que hay pasadas ya las Posiciones del Veleta, muy cerca ya de los 3.100 m de altitud. Unas rampas duras de nieve que nos hacen sudar un buen rato.

Subiendo las primeras rampas nevadas
No es el camino más fácil pero si divertido
Ana siguiendo mi huella
Otra dura rampa antes de volver a la carretera
Las Posiciones del Veleta quedan a nuestra espalda
El camino ya recorrido
Y el que nos queda
Un momento para disfrutar de las vistas
Continuamos por la carretera nevada mientras vemos espectaculares vistas sobre la Cresta del Cartujo y el Fraile de Capileira, formación rocosa que llaman así por recordar a la silueta de un religioso.

Superados los 3.150 m dejamos la carretera para comenzar la ascensión directa hacia la cima del Veleta, guiados por el final del remonte que llega hasta casi la misma cima y las edificaciones que están a su lado.

La Cresta del Cartujo
Vistazo hacia Granada
El Fraile de Capileira
Empieza la subida final
Edificaciones de la cima
La ascensión final es una pedrera pelada de nieve, con piedra resquebrajada, que te hace retroceder algún paso de los que das. Entre la pendiente, la altitud y lo incómodo del suelo, parece que la cima no llega nunca.

Tras un rato de pasos cortos y rampa pronunciada, poco a poco nos vamos acercando a varias antenas, alguna edificación y a lo que parece que es el vértice geodésico.


Antenas y edificio de la cima
Volvemos a pisar la nieve y la pendiente se hace más plana. El vértice está delante de nosotros a muy pocos metros. Es la señal. Me giro y animo y espero a Ana, que viene un poco más atrás con un ligero dolor de cabeza.

Vamos Power que ya estamos. Hemos llegado a la cima del Veleta.

Últimos metros de esfuerzo
El vértice ya asoma
Cima del Veleta. 3.396 m
Panorámica del Mulhacén y la Alcazaba desde el Veleta
Muy contentos por la cima, nos sentamos a comer un poco y a disfrutar de las espectaculares vistas que tenemos desde aquí mientras charlamos con algunos montañeros que nos acompañan.

Allí conocimos a Andreas, un amigo de Helsinki que estaba de año sabático por España y que tras el Atlas y los Picos de Europa, había decidido conocer Sierra Nevada. 
Nos sorprendió el perfecto español que hablaba y compartimos un buen rato con él, mientras nos contaba alguna de sus vivencias en su viaje. 
Todo un placer conocer gente como tú Andreas. Esperamos que tu viaje siguiera bien y disfrutaras de España.

El amigo Andreas



Andreas y nosotros en la cima
La Cresta del Cartujo desde el Veleta
Vista hacia Granada y la Hoya de la Mora
Ana mirando el Mulhacén y la Alcazaba
Andreas se despide de nosotros, que nos quedamos un buen rato disfrutando de la cima, y baja corriendo, desapareciendo de nuestra vista enseguida.

Cuando ya hemos sacado suficientes fotos, comido y bebido, decidimos comenzar el descenso, que ya llevamos un buen rato arriba.

Aunque no son imprescindibles, nos calzamos los crampones para poder tirarnos ladera abajo rápidamente y sin riesgo de resbalar en alguna de las placas de hielo que hay por la zona.


La bajada la hacemos directamente por la cresta nevada hasta la carretera, justo un poco antes de las Posiciones del Veleta, por donde queríamos pasar a hacer unas fotos.

El camino de bajada
Por el camino vemos también la maltrecha y helada Laguna de las Yeguas, represada y destrozada por la mano del hombre en los años 70, en otra de las geniales ideas para abastecer a la estación de esquí.


Dejando el Veleta atrás
Mirando a la Cresta del Cartujo
La helada Laguna de las Yeguas
Camino a las Posiciones
El radiotelescopio
Llegando a las Posiciones del Veleta
Y así llegamos a las Posiciones del Veleta. Privilegiado mirador de la zona con restos de construcciones y trincheras de la Guerra Civil Española, desde donde las vistas del Veleta y de toda la zona son espectaculares, pues se encuentran a unos 3.100 m.

El Veleta desde las Posiciones
Trinchera y restos de construcción

Los restos de la Guerra, Ana y el Veleta
Privilegiadas vistas sobre la zona
Dejamos este emblemático lugar y comenzamos el rápido descenso hacia la Hoya de la Mora, dentro de las posibilidades que había, pues la rodilla de Ana comienza a dar guerra, lo que va a hacer que sufra durante la bajada.

A pesar de ello y yendo al ritmo que su rodilla permitió, poco a poco descendimos sin prisa pero sin pausa, ya por el mismo camino que utilizamos en la subida.

Aún hubo tiempo para que las cabras de Sierra Nevada nos volvieran a acompañar un par de veces. Fieles compañeras allá donde vamos, sea la sierra que sea.

Lejos ya de la cima
Compañeras de viaje
La Virgen de las Nieves y el observatorio ya a la vista

Con cada vez más dolor en su rodilla, Ana bajó poco a poco, sufriendo como nadie y avanzando como una campeona. 
Sabiendo por propia experiencia el dolor que se sufre por compartir patología, es admirable el empeño que pone en alcanzar las cimas y aunque no siempre le pasa, sabe que está expuesta a esos dolores en cualquiera de las salidas que hacemos y aún así comienza cada ascensión con la misma ilusión que la primera.

Y después de unas cuantas horas y el sufrimiento final llegamos de nuevo al parking, donde la furgo nos espera con bebida para refrescarnos y un calzado más cómodo que nos haga quitarnos la sensación de querer amputarnos los pies por el dolor de las botas después de unas cuantas horas.

De nuevo en la Virgen de las Nieves

El parking y la furgo ya a la vista

Y por fin terminamos nuestra ruta de hoy.
Han sido unas cuantas horas de bonita ascensión, no con toda la nieve esperada, pero con la suficiente como para disfrutar de ella un rato.

A pesar del buen tiempo no hubo mucha gente por la ruta, la suficiente como para charlar con unos cuantos pero nada como la Sierra de Guadarrama en fin de semana.

Nos hizo mucha ilusión poder compartir una cima más juntos y más un 3.000 con unas vistas tan bonitas como las de Sierra Nevada. Además es nuestro primer pico en esta cordillera juntos y no será el último.

Mientras volvemos a nuestro campo base en Güejar Sierra, llevamos una sonrisa en los labios y una bonita sensación por haber podido llegar de nuevo juntos hasta otra cima.

Ya en la furgo bajando por la carretera de Sierra Nevada pudimos echar un último vistazo al Veleta y darle las gracias por habernos permitido poder llegar hasta su cima. Volveremos a por alguno de los demás tresmiles que hemos podido ver hoy. Eso seguro.

Gracias Veleta y hasta pronto

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada