lunes, 16 de septiembre de 2013

La Cola de Caballo

La Cola de Caballo 16 - 09 - 2013

La Cola de Caballo

Ruta: Pradera de Ordesa, Cascada de Arripas, Cascada del Estrecho, Bosque de las Hayas, Gradas de Soaso, Circo de Soaso, Cola de Caballo, Vuelta por la Cascada de la Cueva.


Altitud max. 1.800 m
Altitud min. 1.300 m
Desnivel 500 m
Distancia 17 Km

La Cola de Caballo es la cascada que inicia el Valle de Ordesa, en el Circo de Soaso, que se desliza en un abanico blanco roca abajo. 

Es una de las cascadas más famosas y visitadas de España siendo la ruta que nos lleva hasta ella también muy conocida. Ésta nos hará recorrer el Valle de Ordesa, desde la Pradera hasta la cascada pasando por un hayedo, diferentes cascadas más pequeñas, las terrazas de las Gradas de Soaso, y ofreciéndonos espléndidas vistas de alguno de los colosos del Parque Nacional, como su techo, Monte Perdido.

Durante todo el recorrido además seguiremos el curso del río Arazas, primero remontándolo y a la vuelta siguiendo su curso, el cual discurre por el fondo de un valle glacial con una marcada forma en U.

En las paredes verticales del valle, producidas por la diferente dureza de las capas rocosas puestas al descubierto por la acción del antiguo glaciar, se abren varias "fajas", pequeñas cornisas horizontales que permiten recorrer el valle en altura por vertiginosas y estrechas sendas. De ellas destacan la Senda de los Cazadores, que llega a tener 600 m de desnivel respecto al fondo y que permite recorrer a vista de pájaro prácticamente todo el valle por su vertiente sur, y la Faja de las Flores, más alta y vertiginosa por la vertiente norte.



Mapa de Ruta (IGN 1:25.000)
Punto de partida: PRADERA DE ORDESA.
Entre las localidades de Broto y Fragen, en la provincia de Huesca, está el desvío de la N-260 que nos conduce en 1,5 Km al pueblo de Torla - Ordesa, entrada al Sector Ordesa del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. En unos 5 Km desde el desvío hacia Torla y tras pasar por el Puente de los Navarros, tomando el camino a la derecha, llegaremos a la Pradera de Ordesa, a 1.300 m de altitud, donde se encuentra el aparcamiento para dejar los vehículos. VER EN GOOGLE MAPS

En verano y en épocas con mucha afluencia de público al Parque Nacional, se cierra el acceso privado al Parque al limitar el número de visitantes, pudiéndose acceder tan solo mediante el servicio de autobuses que sale desde el parking del Centro de Visitantes, a la entrada de Torla. Más información pulsando aquí

Torla desde el aparcamiento del Centro de Visitantes

Nosotros esperamos al 16 de Septiembre de modo que el acceso en vehículo privado a la Pradera estaba ya abierto y pudimos llegar con la furgo al parking de la Pradera, a donde llegamos desde el Valle de Pineta, donde estábamos alojados.

Pradera de Ordesa

La ruta se inicia en el mismo parking, en su parte más al este, donde están señaladas las diferentes rutas que podemos hacer desde este punto con los típicos carteles verdes del Parque Nacional.

Siguiendo los carteles que nos presentan el Camino a Soaso y a la Cascada del Estrecho, Gradas de Soaso y Cola de Caballo por el GR - 11, llegaremos sin posibilidad de perdernos hasta el final, pasando por las diferentes cascadas del recorrido.
 
Inicio de la ruta
Indicadores no faltan
Información de la ruta
La otra opción desde aquí es desviarse nada más empezar hacia la Senda de los Cazadores y la Faja de Pelay, que nos llevarán hasta la misma Cola de Caballo pero desde la otra orilla del Arazas y, en vez de siguiendo el curso del río, unos cientos de metros más elevados, lo que nos da otra perspectiva del circo muy diferente. No recomendada con lluvia o tras fuertes caídas de agua o nieve por riesgo de desprendimientos.

Tras dejar atrás la Pradera, se comienza a andar por una ancha pista, rodeada de vegetación, por la que vamos viendo carteles y diferentes desvíos hacia las fajas a la izquierda o hacia puentes que cruzan el Arazas a la derecha.

La pista
Llegaremos a los pocos minutos a un poste con una pequeña Virgen del Pilar, dentro de una pequeña capilla, en mitad del camino. Junto a ella está el desvío al Circo de Cotatuero, Faja Racón y Faja Canarellos, otros destinos muy visitados por la zona.

La Virgen y el desvío.

Seguimos avanzando por la pista a medida que se va adentrando en el bosque. Frente a nosotros y a nuestra derecha, las paredes de la Sierra de las Cutas, por las que discurre la Faja de Pelay y la senda de los cazadores.



Iremos dejando a la derecha algunos puentes que nos permitirán cruzar el Arazas y acceder a la otra orilla, donde hay una pista acondicionada para minusválidos hasta cierto tramo y, desde donde tendremos buenas vistas de Cotatuero. Pero eso lo veremos a la vuelta.


Enseguida hacemos unas lazadas en la pista y comenzamos a oír el sonidos del agua más adelante. Eso es que nos empezamos a acercar a las primeras cascadas del recorrido.




Después de que el camino empiece a ascender vemos entre los árboles la Cascada de Arripas, con una buena cantidad de agua a pesar de estar en Septiembre.

Nos paramos en diferentes puntos desde los que podemos tener magníficas panorámicas de la misma.  

Cascada de Arripas


Pasada la cascada tenemos un barranco a nuestra izquierda, por el que suele caer agua formando una cascada también, dependiendo la cantidad de la época del año. Es el Barranco de las Ollas y en este viaje está un poco seco.


Al pasar el barranco, con la altura que vamos ganando, comenzamos a distinguir la Cascada del Estrecho, de la cual tendremos mejor perspectiva desde más adelante, donde hay un mirador.

Un vistazo hacia atrás nos permite ver el Valle de Bujaruelo y el Tozal de Mayo.

La Cascada del Estrecho
Vistazo atrás
Y llegamos al mirador de la Cascada del Estrecho, que nos obliga a bajar un poco a la derecha del camino y en diferentes alturas nos ofrece magníficas panorámicas sobre la cascada.


Diferentes panorámicas de la Cascada del Estrecho

Dejamos atrás la cascada después de un buen rato de fotos y continuamos por la pista, que sigue atravesando bosque y se introduce en el Bosque de las Hayas, donde aparte de paneles informativos, podemos encontrar un pequeño refugio.

Refugio del bosque
Paneles junto al refugio
El sol comienza a superar las paredes de la Sierra de las Cutas con lo que la temperatura empieza a subir, aunque estando aún al abrigo del bosque, todavía no hace demasiado calor.




Salimos del bosque mientras ganamos un poco más de altura y llegamos a una zona con la pared de la montaña a la izquierda y barandilla a la derecha. A partir de aquí iremos acercándonos a la orilla del río, hasta llegar a su misma altura en la llamada Ribereta del Arazas.





Ribereta del Arazas
Avanzando por la senda rodeada de vegetación que nos va a llevar hacia las Gradas de Soaso, podemos comenzar a ver algunas de las cimas que coronan el Circo de Soaso y el Parque Nacional, aunque hasta que no pasemos las Gradas y entremos en el Circo en sí, no las veremos en su totalidad. 

Camino a las Gradas de Soaso
La Senda de los Cazadores va por allí arriba
Después de dos horas desde que empezamos en la Pradera, o algo más, depende de lo que nos hayamos entretenido haciendo fotos en las cascadas, llegaremos al cartel que nos indica que hemos llegado a las Gradas de Soaso (1.650 m)

Las Gradas son una de las imágenes más típicas y famosas de Ordesa y son una serie de terrazas por las que desciende el río Arazas, después de recorrer el Circo de Soaso.
 

Llegando a las Gradas


Las Gradas de Soaso


Luego a la vuelta, cuando el sol ilumine las Gradas, las fotos serán bastante más luminosas, que a esta hora el paisaje está más oscuro.

Tras ascender por la senda, que al pasar por las Gradas hace unas eses para superar el desnivel, llegamos a una zona más elevada y plana que el Arazas atraviesa por el medio.

Es la zona del Circo de Soaso, labrado por el glaciar que ocupó esta zona en su día, y en cuya cabecera se encuentra nuestro destino, la Cola de Caballo.


A la llegada al Circo se abre ante nosotros toda su inmensidad y podemos ver una de las mejores vistas de la montaña que da nombre y es el techo del parque nacional. Monte Perdido, al cual ya le echamos un vistazo años anteriores desde el Midi de Bigorre o desde el pie de su glaciar en la cara norte, desde el Balcón de Pineta.

Monte Perdido y Soum de Ramond
Entrada al Circo de Soaso
Entrando ya en el Circo de Soaso nos detenemos a contemplar las vistas de un ya soleado y verde circo, rodeado de altas paredes y presidido por la montaña más alta del parque nacional, y tercera de los Pirineos. Monte Perdido con sus 3.355 m.

Una mirada atrás nos permite ver las paredes de la Sierra de las Cutas que hemos dejado atrás.

Una mirada atrás
Zoom sobre Monte Perdido y Soum de Ramond
Panorámica del Circo de Soaso y dos de las Sorores
Cascadas que bajan por las paredes del Circo
Desde aquí ya estamos muy cerca de llegar a la Cola de Caballo, que está al principio del Circo, en la cabecera y que desde la Pradera marcan en unas tres horas de camino, aunque entre fotos y paradas es fácil llegar a las 4 horas de empezar. Sin prisa.

Tan sólo nos queda seguir avanzando por la senda, paralelos al Arazas y cruzando algún puente que pasa sobre torrentes que se generan en cascaditas desde las paredes del circo y que se terminan uniendo al Arazas.

Ana avanzando bajo Monte Perdido
Con Monte Perdido siempre encima como referencia, nos iremos metiendo hacia su base, un poco hacia la izquierda, hasta encontrarnos la pared que cierra el circo y por donde baja la cascada que buscamos.

Habitantes del Circo


Al bordear una zona más elevada que hay al final del circo veremos el Puente de Soaso, pasarela metálica situada al inicio del curso del Arazas y que nos permite seguir por el GR 11 hacia las clavijas de Soaso y el camino de las zetas, que nos llevan hacia el Refugio de Goriz, y por fin la famosa Cola de Caballo.

Llegando al final del camino


La Cola de Caballo

Arcoiris al pie de la Cola de Caballo

Mirada atrás al Circo del Soaso
Nosotros en la Cola de Caballo


Después de comer y pasar un buen rato al pie de la Cola de Caballo, hicimos algunas fotos más y, con las primeras nubes que empezaban a aparecer recogimos las cosas, y nos pusimos en marcha, camino al Circo de Soaso de nuevo.

Dejando atrás la Cola
Volviendo al Circo de Soaso

Panorámica del Circo de Soaso
Vista atrás. Las nubes comienzan a llegar
Un último vistazo a Monte Perdido
Cascadas bajando por el Circo
Saliendo ya del Circo de Soaso, antes de entrar en el bosque y el tramo que nos lleva hacia las Gradas de Soaso, echamos la vista atrás y antes de que las nubes lo cubran, nos despedimos de Monte Perdido, con una promesa en mente. Pronto volveremos a verlo para intentar llegar hasta su cima. Pero eso será un par de años más tarde.

Hasta pronto Monte Perdido
Volviendo hacia las Gradas de Soaso
Descendemos a las Gradas de Soaso, que ahora ya están a pleno sol y paramos a disfrutar de las vistas y hacer nuevas fotos con mejor iluminación que por la mañana.

Siempre es un espectáculo sentarse a disfrutar de este paisaje y, a pesar de la gente que pasa sin parar, es un sitio donde relajarse un rato. 

Las Gradas de Soaso
El Arazas 










Después de sacar todas las fotos del mundo y disfrutar en las Gradas durante un buen rato, es hora de volver a ponerse en marcha, que aún nos faltan más de dos horas para volver a la pradera y queremos desviarnos por la Cascada de la Cueva, lo cual nos hará entretenernos otro buen rato seguro.

Volviendo hacia el hayedo
De nuevo en el bosque


Impresionante el tamaño de los árboles
Por el camino de vuelta, entre los árboles, podemos ver bonitas vistas del Tozal de Mayo y del Circo de Carriata, que ahora tenemos de frente.

Tozal de Mayo y Circo de Carriata
Pronto llegamos al desvío que hay más o menos a una hora del comienzo de la ruta en la pradera, que nos da la opción de desviarnos hacia la Cascada de la Cueva y otra vista de la del Estrecho, que ya vimos antes, de modo que tomamos este camino.
 
El desvío
Bajamos hasta el mirador de la Cascada de la Cueva, que es espectacular, y nos ofrece una vista muy bonita de este salto de agua y del curioso color que coge en la poza sobre la que se precipita.

Cascada de la Cueva

Panorámica vertical de la cascada
Dejamos la cascada y seguimos bajando por este camino, dejando el desvío de la Cascada del estrecho, que ya vimos antes, y nos dirigimos hacia el puente que cruza el Arazas y que nos lleva a la pista que nos devolverá a la pradera, pero por la orilla contraria del río a la que vinimos. Es el Puente de Arripas.

Desvío de las cascadas
El Tozal de Mayo sigue asomando
Cascada del Estrecho entre los árboles
Llegando al puente de Arripas
Puente de Arripas
A partir de este punto iremos avanzando por otra senda diferente a la de ida, también de buena anchura, que sigue paralela al río pero por la otra orilla.

Desde este otro lado tendremos entre los árboles buenas vistas del Circo de Cotatuero, La Fraucata, el Tozal de Mayo y demás zonas que hay en las paredes del valle que tenemos enfrente.

La senda por el otro bosque
El Arazas entre los árboles
El Tozal de Mayo
Camino a la pradera
Siguiendo por este camino llegaremos a la zona del Parque que está acondicionada para personas con movilidad reducida, la cual es una parte del camino que está más alisada y delimitada, por la que pueden circular sillas de ruedas, por ejemplo, aparte de tener diferentes zonas para sentarse, algún mirador como el de Cotatuero, desde donde hay una bonita vista, y algún cartel explicativo.


Mirador de Cotatuero
Algunas nociones sobre Cotatuero
Panorámica desde el Mirador de Cotatuero
La parte de la pista acondicionada para sillas de ruedas

Enseguida llegamos ya a la Pradera de Ordesa de nuevo por este camino diferente que hemos tomado, siempre entre bosque y con magníficas vistas de las paredes que nos rodean.

Últimos tramos del bosque
Tozal de Mayo y Carriata, llegando a la pradera
Último desvío hacia la pradera

Llegando a la pradera de Ordesa
Han sido varias horas de paseo en un día con una climatología espectacular, en el que hemos podido disfrutar de las maravillas que nos ofrece el que es el paseo más conocido y frecuentado del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

La Cola de Caballo, las Gradas de Soaso o las vistas de Monte Perdido desde el Circo de Soaso son algunas de las estampas más famosas de Ordesa y hemos podido contemplarlas en todo su esplendor.

Vistas de las paredes desde la Pradera

Pradera de Ordesa

Contentos y cansados llegamos a la furgo a estirar y beber algo antes de volver hacia el Valle de Pineta, donde nos esperan cerveza, ducha y cena.

La ruta nos ha dado la posibilidad de volver a encontrarnos con Monte Perdido y como cada vez que lo vemos, la idea de subirlo ronda nuestras cabezas.

Antes de perderlo de vista al dejar el Circo de Soaso, una mirada atrás para despedirnos de él nos hizo soltar un deseo. La próxima vez que tomemos este camino, será para ir hasta el Refugio de Góriz y subir hasta su cima.

Y volvimos a los dos años a hacer la ruta. Y subimos hasta el Refugio de Góriz. Pero eso lo contaremos en otra reseña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada